CARLOS

Cuando asistí por primera vez a la consulta de Jerónimo, me encontraba con muchos dolores en la espalda, hombros, piernas, etc, ya que padezco de cervicales y tengo dos hernias discales. No conocía la quiropráctica, pero sí me habían hablado de ella. Debo decir que he mejorado de mis dolencias; todo ha remitido bastante, me encuentro más vitalista, más animado y me siento más fuerte.

Vengo asistiendo una vez al mes y para mi es tan necesario ajustarme, ya que con la vida cotidiana tendemos a sufrir estos problemas que se reflejan en nuestro cuerpo.