La quiropráctica ayuda con la artrosis, facilitando el movimiento articular correcto y la nutrición del tejido interarticular; ayudando así a su regeneración. Evita así mismo la fusión de las articulaciones y de las vértebras entre sí, disminuyendo o retardando el proceso degenerativo.