La quiropráctica ayuda con los problemas de la espalda

En este caso nos referimos a la zona dorsal (ver también Escoliosis).  Esta zona es compleja, ya que, además de la columna vertebral, tenemos las costillas, las cuales protegen  órganos vitales, como el corazón y los pulmones.

La zona dorsal tiene una curva natural hacia adelante, que cuando aumenta (hipercifosis) causa una alteración en el funcionamiento de toda la zona, así como cambio en nuestro centro de gravedad, con un gasto adicional de energía, causando cansancio.  Hipercifosis también causa presión a los pulmones, reduciendo su capacidad respiratoria; y al corazón, haciendo que trabaje más duro para bombear la sangre.

cifosis

Al mismo tiempo, cuando las vértebras se “bloquean” (subluxación) la disminución de movimiento causa que las articulaciones dorsales se degeneren y comience el proceso de la artrosis, la cual, en algún momento podrá causar la fusión de las vértebras.

Todo esto conlleva presión a los nervios vertebrales dorsales, con su correspondiente reducción de transmisión de información y el consecuente mal funcionamiento del sistema neurológico autónomo, (la zona dorsal corresponde a la zona digestiva, además de los pulmones y del corazón).

Los síntomas relacionados con problemas de espalda dorsal son, entre otros, : problemas digestivos, tensión alta, alergias, asma, hernia de hiato, indigestiones, acidez estomacal…..

El bloqueo de las vértebras también puede causar contracturas de los músculos, lo cual también causa dolor de espalda.

Es importante saber que, incluso si no siente dolor, es fundamental corregir los bloqueos vertebrales dorsales y la postura, para evitar problemas mayores.

 El ajuste quiropráctico, es la herramienta que el doctor utiliza para corregir sus dolencias. Con las manos o con la ayuda de instrumentos, el quiropráctico mueve las vértebras para restaurar su movimiento apropiado, induciendo la  correcta posición de las mismas; y de esa forma reduce la presión a los nervios vertebrales, disminuyendo los pinzamientos, permitiendo que la información neurológica se transmita correctamente para que el organismo funcione correctamente y  se cure de una forma natural; además, el correcto movimiento de las vértebras favorece la salud del tejido articular (sinovial) retrasando el proceso degenerativo, disminuyendo la aparición de la artrosis; y, así mismo, mejora la postura.

Solicita información

Pide información sobre nuestros horarios y precios de ajustes quiroprácticos o llámenos al

914 31 10 38