La quiropráctica ayuda con los problemas digestivos

Todo el funcionamiento del cuerpo depende de las órdenes que envía el cerebro al organismo para que este actúe correctamente.  Esa información se trasmite a través de los nervios que parten de la médula y salen de la columna vertebral, entre vértebra y vértebra. Si tienes vértebras fuera de posición o con un movimiento inadecuado, se produce presión en los nervios, disminuyendo o alterando su capacidad trasmisora y la calidad de información trasmitida al organismo.  Cuando esto sucede el organismo no “sabe”, no puede funcionar bien; de ahí que surjan problemas, que, si se mantienen por un periodo de tiempo, se producen enfermedades.

Esto sucede en todas las regiones del organismo, incluyendo, por supuesto, el sistema digestivo.  Cuando las vértebras correspondientes a los nervios que suministran al sistema digestivo están subluxadas (fuera de posición correcta o con movimiento aberrante), el sistema digestivo no funciona correctamente, independientemente de cualquier otra cosa que hagamos; por muchas pastillas que tomemos, si el sistema digestivo no recibe correctamente la información de cómo debe funcionar, no puede hacerlo. Así mismo, si se da lugar a tener un problema digestivo, es necesario que la comunicación neurológica se suministre completamente para poder solucionarlo adecuadamente.

Por eso es tan importante recibir ajustes quiroprácticos, para reducir dichas interferencias neurológicas y permitir que el organismo sepa como funcionar adecuadamente. Esto no quita para que hagamos otras cosas que nos ayuden con el sistema digestivo, pero sin la comunicación correcta del cerebro, no nos sirven como deberían.

Zonas relacionadas con el sistema digestivo

Las zonas de la columna relacionadas con el sistema digestivo son principalmente la zona dorsal y lumbar (véase el apartado “columna interactiva” para más información).  Malas posturas, accidentes laborales, de tráfico o deportivos, entre otros motivos, suelen causar subluxaciones y problemas en dichas zonas.

Es importante saber que se pueden tener dichas interferencias neurológicas sin tener la sensación de dolor; de hecho, es una situación muy común que, sin haber llegado al umbral del dolor, se tengan subluxaciones alterando nuestro funcionamiento y causando problemas de salud.

Para más información pueden venir a nuestra reunión informativa, gratuita. Llámenos para reservar su sitio.

Solicita información

Pide información sobre nuestros horarios y precios de ajustes quiroprácticos o llámenos al

914 31 10 38